Habiendo establecido que el mero entendimiento y la comprensión lógica no bastan para poder producir cambios profundos en las personas que sufren de trastornos emocionales, es que las Ciencias Psicoenergéticas han sido acogidas con mucho entusiasmo por aquellas personas que al aplicarlas han visto ante sus ojos y con asombro, cambios profundos en muy poco tiempo.

Aún así, para muchos profesionales la aparente falta de sustento científico y pruebas contundentes es un impedimento para adoptar esta nueva forma de trabajo.  Existen a la fecha cientos de estudios y una serie de trabajos que han logrado explicar y encontrar la forma de cómo estructurar las pruebas para sustentar que este tratamiento funciona.

Son varios los científicos que se propusieron encontrar explicaciones, entre ellos el Dr. John Diepold y Dr. David Goldstein los cuales a través de un Electro Encefalograma (EEG) propusieron observar el cambio a nivel neuronal.  Ellos grabaron un nivel básico y lo compararon con los registros cuando el sujeto se acordaba de un evento traumático. Al comparar los dos registros,  pudieron evidenciar que la memoria traumatizante demostraba desvíos anormales.

Es en este momento que se aplicó el tratamiento de 50 minutos de EFT.  Nuevamente se realizaron mediciones y al recordar las memorias traumatizantes, el sujeto ya no presentaba los desvíos anormales que existían previamente.

Para asegurar de que este estado no era circunstancial, ellos realizaron la misma lectura a los 6 y 18 meses, no pudiendo reproducir la lectura de la anomalía en ambas instancias.

Esto daría a concluir que la repuesta del solo recuerdo traumático fue eliminada por completo y el trauma resuelto.

Lambrou, Pratt y Chevalier decidieron realizar dicho experimento de forma más controlada con varios sujetos con claustrofobia y compararla con sujetos sin claustrofobia. Habiendo tomado la lectura de ambos grupos, sometieron al grupo de claustrofóbicos a una sesión de EFT y realizaron nuevamente las lecturas del EEG.  La lectura del grupo de los claustrofóbicos post intervención, no mostraba un cambio significativo en comparación con el de los sujetos sin claustrofobia.  Para aclarar dicha lectura, se realizó la misma a los 14 días demostrando nuevamente total estado de normalidad.

Otro estudio que vale la pena mencionar es el de Napadow (et. al. 2007) en el que se evidencio que la estimulación táctil de ciertos puntos de acupuntura produce opioides endógenos así como un incremento significativo en la producción de neurotransmisores como la serotonina y el ácido gama-aminobutírico (Gaba).

Asimismo se detectaron regulaciones mencionables en los niveles de Cortisol, conocido como la principal hormona del estrés.  No queda duda que cuando uno activa estos puntos de forma repetida y sostenida la presencia de neurotransmisores se producen cambios en las estructuras del mesencéfalo, resultando en reducción dolor, ansiedad y hasta induce un cierto nivel de tranquilidad, efectivamente bloqueando la activación del sistema de lucha huida.

Es a raíz de estos estudios que Dhond (et. al. 2007) procedió al estudio de imágenes neuronales los cuales demuestran una significativa disminución en la estimulación del sistema límbico, así como el tallo encefálico, la amígdala, todos estos involucrados de forma primordial en la estimulación del sistema de lucha/huida. Es decir que básicamente la estimulación de los puntos de acupuntura con los dedos de la mano tiene el poder de apagar el proceso de alarma del Sistema Nervioso Simpático. Korber (et. al. 2002) descubrió más allá de esto que en cambio el Sistema Nervioso Parasimpático es estimulado, induciendo así una relajación significativa.

Estos son solamente algunos de los estudios que millones de practicantes personales así como profesionales de las Psicoenergéticas están viviendo en el día a día.

Qué es la Psicoenergética?

Es verdad que es rápida esta técnica en la resolución de problemas?

Para quien es la Psicoenergética?